viernes, 24 de febrero de 2017

Estaba constantemente alerta



Cuando intentaba dormir, tan pronto como cerraba los ojos...

                              o cuando volvía la espalda...
sentía como si algo estuviera subiéndome por encima

Algo que estaba bajo la cama o en el armario. Pronto empecé a comprobar esos sitios cada par de minutos. No podía dejar de mirar
porque no podía fiarme de mis propios ojos y no me sentía a salvo.

Cuando comprendí que
mis precauciones
no eran suficientes,
empecé a dormir
con un par de tijeras
debajo de la almohada y
apoyaba la guitarra contra
la puerta para oír si entraba
alguien. Seguí haciéndolo hasta
los veintipocos, cuando un novio
me indicó que no era...

exactamente...                                          lo normal.

                                            Una entre muchas. Una

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada