lunes, 22 de enero de 2018

El mundo



El mundo.
Una experiencia distinta.                                             Sándor Márai

domingo, 31 de diciembre de 2017

Pero la gente es sensata




Si es cierto lo que dicen de que escribir alivia 

                                              cuando el contacto es boicoteado anulado
                                            o en el peor de los casos inexistente
                                               
                                                          el oxígeno sería un aire repleto
                                                          de letras


y el mar...



negro en su tinta porque negro será siempre
el color
de la pérdida 
         
                                               
                                               Qué derroche de verbos
                                               Qué empacho de sentimiento


                                                                    Lo prefiero así. Rumiando
                                               cada cual nuestro oxígeno vacío, inconmensurable.




sábado, 30 de diciembre de 2017

La locura y la muerte


Adentrarse en la obra de Ken Bugul, es penetrar en esta noche de la que habla, para no regresar jamás. De hecho, su cuarta novela debería ser pieza obligada de los estudios post/decoloniales (si no lo es ya). En 283 páginas, la autora sintetiza con una habilidad no exenta de un cinismo radical, de un humor que se regodea con sorna en nuestra verborrea científica; la historia de un país y de un continente entero. Pero no lo hace desde un abordaje familiar, desde una mirada, estilo y formato tradicionales. Y si coloco la letra inclinada en esta palabra, es porque sí lo hace de una manera que en ocasiones se empapa de lo tradicional, pero que casi carece de notas euroamericanas, occidentales (a diferencia de la sincrética literatura de la nigeriana Chimamanda Ngozi). Este es uno de los logros más llamativos de su prosa. Prosa que de repente es verso en bruto, libre, de repente ensayo político, manifiesto escueto… para luego viajar al inicio del relato legendario en la aldea Diéri, en los tiempos en que las historias se susurraban al oído al ritmo del tam-tam. Todo ello intercalado con frases repetitivas, de variaciones y añadidos mínimos, que funcionan en la memoria oral africana, como invocaciones elegíacas, como estribillos tensados por las tragedias más lacerantes, donde todos los Dioses se funden en nombre del terror.


Seguir leyendo mi artículo sobre La locura y la muerte de Ken Bugul

en la revista de cultura africana contemporánea Afribuku.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Cuatro palabras

Foto: Andrea Latorre



Clichés exquisitos: Amar ya es revolucionario.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Suponiendo que fuera infeliz




Suponiendo que fuera infeliz, doctor, no considero a la infelicidad 

como la simple negación de la felicidad; la aflicción está 

inseparablemente mixturada con el bienestar y ambas nos configuran

por fin el puente y sin tardar a reconocer el camino.


                            Marta Kapustin - Inquietud
                                        I

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Vivir el presente

Pécs


                                             Su memoria es un músculo durmiente

                                                    de lo mucho que disfruta el vivir

                                                              por más que me esfuerce

                                                     en traerle instantes temerosos
                                                     envueltos en papel de arroz



                                                   de cafés a los que fuimos él y yo

                                                           de salsas y aromas celestiales
                                                             y por lo tanto, también palpitantes,
                                                                            (infernales)

                                                     aunque tengan tendencia a instalarse

                                                          para siempre... de objetos sacros
                                                              en su maravillosa candidez;

                                                                    de personas que solo
                                                                   se nombraron una vez


                                                                       él se olvida.

                                     
                                                                 De lo mucho que disfruta el vivir
                                                                    ignora la sustancia última del placer:

                                                                                    lo vivido.

                                           
                                                                      ¿Qué tramo pues puede
                                                                  haber entre lo que ha sido y lo que es?

viernes, 22 de diciembre de 2017

Au-delà



Au-delà des divergences de la vie, la mort nous liait, par son immunité.