lunes, 10 de diciembre de 2018

Al fondo el sol de otoño

Bruselas
      Un regalo pequegrande. El haiku de Diana Mercado, participante de nuestro taller 
actual de letras movedizas:

  Al fondo el sol de otoño tintinea
    Lo profundo del alma viene
      Se movió la araña

                                                           

jueves, 6 de diciembre de 2018

jueves, 29 de noviembre de 2018

El cerco se estrecha





El cerco se estrecha; el poder sagaz de los sabuesos y de la mente amenaza de hora en hora.

                                                                               Dryden

lunes, 19 de noviembre de 2018

Juanas sin miedo



Todo lo transitorio, es solamente un símbolo; lo inalcanzable aquí se encuentra realizado;
lo Eterno-Femenino nos atrae adelante.

                                                                                           Chorus Mysticus

miércoles, 14 de noviembre de 2018

De arenas más que de granitos



Por supuesto me adherí. No pisé el Campus para la clase que me tocaba impartir hoy. Por un espacio libre de machismos en las aulas, en los hogares, en los lugares de trabajo, en las calles, en las relaciones, en la vida.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Historia del endemoniado...

Nuria Castro


Pensé un momento que quizá no estaría aún bien despierto y que aquello era un horrible sueño. Cerré los ojos y busqué en mi memoria dónde había estado la víspera. En ese instante sentí como si las garras de un animal se hundiesen en mi costado, y vi a un buitre que se había arrojado sobre mí y que devoraba a uno de mis compañeros de lecho. El dolor que me causaban sus garras era tan intenso que logró despertarme del todo. Junto a mí se encontraban mis ropas, y me apresuré a vestirme. Ya vestido, quise salir de la tapia que rodeaba la horca, pero vi que la puerta se hallaba cerrada, y a pesar de mi esfuerzo no logré romperla. Tuve, pues, que trepar por la triste muralla y, apoyándome en una de las columnas de la horca, me puse a contemplar la comarca que desde allí se divisaba. Fácilmente pude orientarme. Me hallaba a la entrada del valle de Los Hermanos, no lejos de las orillas del Guadalquivir.

 Mientras observaba el paisaje, vi cerca del río a dos viajeros, uno de los cuales preparaba un almuerzo, mientras el otro sujetaba con la brida los caballos. Me alegró tanto ver a aquellos hombres que mi primer movimiento fue gritarles: «¡Agur, agur!». Lo que en español quiere decir «hola» o «buenos días».
                                                                                   
                                                        Jan Potocki

martes, 30 de octubre de 2018

What the wind took away




Marriage takes the heat out of love

Celtic proverb

domingo, 28 de octubre de 2018

DESelegancias



Claramente estoy de los nervios, acostumbrada a vivir en una realidad ajena por completo a este absurdo, y me descubro diariamente finalizando mi jornada laboral hecha un basilisco, con el corazón rabiosamente atropellado o cruzadita perdida. Me despierto - una es lentilla para volver a la vida - con joyitas que no son capaces ni de dar los buenos días, joyitas que viven en la precariedad o miseria pero adoptan -cagándose así en sí mismos - el papel de acomodados burgueses sólo con sentar sus malolientes culos en cualquier silla del bar, seres despreciables que osan llamar mi atención con gestos o ruidos destinados al lenguaje animal, agresivos alcohólicos que penosamente creen imponer su ley a base de gritos, insultos o descalificaciones genéricas, gente ruidosa, marrana e irrespetuosa hasta la extenuación, y lo más triste es que lamentablemente no son sólo ellos, también sus mujeres, novias, madres, primas o conocidas...

                                                      Patricia Heras         Ravalistán       Ediciones Capirote

jueves, 25 de octubre de 2018

Centaura

Resultado de imagen de ilustraciones centauras
Iarechabala
                         Empeñada en sanar almas
                                pero la suya propia le era extraña


                          Es el síndrome de Quirón

 Ahora está en lo más alto del Universo (in)finito  pegada al borde,                 
                       el borde redondo de la protección.

              Desprendida de toda arteria

                                Y aún adherida al vuelo.

            No insistas. Esa alma jamás volverá a ti.
            Cuando toques el hueco sin susurro
            que ha dejado al filo del viento...

          Recuerda: En ese hueco de tu pecho
           residía un alma oculta.        Y nunca fue tuya.
   

sábado, 20 de octubre de 2018

Muy joven para no tener deseo...

¿Qué es lo que me podrá ofrecer el mundo?
¡Tienes que renunciar, que renunciar! 
Esa es la sempiterna cantinela
que suena en los oídos de cualquiera,
y que, durante toda nuestra vida,
nos vuelve a cantar, ronca, a todas horas.
Al despertarme, siempre es con espanto;
querría derramar amargas lágrimas                                   Fausto
al ver el día que, en su curso entero,
no me realizará un solo deseo,
y hasta el presagio de una sola dicha
lo destruye con crítica implacable,
estorbando con mil burlas de vida
la creación en mi animado pecho.


sábado, 13 de octubre de 2018

Freeganism

Viena

We're not talking about simple (and respectable) freeganism. We're talking about living post-civilized. In any given context, we're going to look around ourselves and see what's available. Right now, there's a hell of a lot. After the collapse, things are going to look a whole lot different.

                                    Margaret Killjoy

lunes, 8 de octubre de 2018

el haiku de la amiga




La perra saca su lengua

ancha, exultante

esa gran desconocida.

sábado, 29 de septiembre de 2018

A veces lo que no es o no se da



A veces lo que no es o no se da, produce una ausencia más duradera que el recuerdo de lo que tuvo forma definitiva.                                     




               Jan Gustafsson
                                                  

                                               

domingo, 9 de septiembre de 2018

Una Doctoranda y un Doctor luchan por su tesis

En un café de Santiago: Jorge and myself

Decidí realizar un Doctorado en Educación, Género e Igualdad, en el 2012, un año después de finalizar un Máster en Estudios de Género, cuando residía en Barcelona. Dado que la tesina de este Máster fue aprobada con un notable alto, y que el tema de análisis era la disidencia femenina focalizada en el plano sexual, quise seguir transitando por este terreno, pero centrarme para el Doctorado en la escritura de mujeres en red. Sabía desde el principio que sería una elección difícil por varios motivos: el primero y más importante de todos es el abordaje teórico que utilizo, cien por ciento subjetivo y antropológico en el sentido de que por un lado me incluyo desde la autoobservación como escritora en red que se estudia a sí misma. En segundo lugar, propongo la introducción radical de la creatividad en la ciencia, y cuestiono el poder y la jerarquía que representa el conocimiento científico tal y como se entiende hoy en día en Occidente.

Seguir leyendo en Pikara magazine.

viernes, 31 de agosto de 2018

Dani


                                                                                    Cuéntame mi sueño de error
                                                                                    cuéntame tu sueño de heroína
                                                                   que venció, finalmente venció
                                                                            al ángel de la calle

                                                                         rubio, sucio, bellísimo... libre

                                                                             iluminado por el silencio encarnado
                                                                      de las cuevas de Granada.

                                                               Cuéntame mi sueño de error
                                                                   de error               de error

                                                                 en nombre de un amor esquivo.
                                                                         Y sabrás que nunca fueron sueños.

miércoles, 29 de agosto de 2018

Vierge Moderne

                                   No soy una mujer, soy un ser neutro.
                                                                  Niño, paje, audaz decisión,
                                                                  riente rayo de un sol escarlata...
                                                                  Red soy para peces glotones,
                                                                  cuenco total de honor femenino,
                                                                  tránsito de azar y caída,
                                                                  libre salto hacia el yo...
                                                                  Soy un susurrar de sangre en la oreja del hombre,
                                                                  fiebre del alma, rechazo y ansia de la carne,
                                                                  cimbel de entrada a un nuevo paraíso,
                                                                  llama osada y buscadora,
                                                                  agua, honda y sin miedo, alta hasta la rodilla,
                                                                  fuego soy y agua, en franca y abierta colusión...

                     Edith Södergran 

jueves, 23 de agosto de 2018

Talleres de creación textual en A Coruña

Szerpentin Szalon  Budapest




Un regreso es activar la tecla de la pausa.  No es cuestión del tiempo que ha pasado sin... pues el tiempo nunca es equivalente a
vacío.  En el tiempo cabe todo, por eso jamás es tarde para nada.

Ni siquiera para aquellas experiencias que se dicen absolutas, como tomar ayahuasca.

Ni para experimentar la vida muy dentro y muy fuera de una misma en forma de voces escritas. 

En 45 años, es la primera vez que activo la
tecla de la pausa sobre un pequeño punto del Planeta.

Jamás había regresado a ninguno.  Hasta hace poco más de un mes, siempre me iba de los lugares para no volver a vivir en ellos.

Es la primera vez que dejo de escapar. Que el fin de la tierra me atrapa con su red.

Ese pequeño punto, esa pequeña cornisa caída en la espuma y salvada por el mar y las gaviotas, se llama A Coruña.

Sería morriña de un padre pez tragado por esta misma tierra pero más al norte /quien nunca imaginó que su hija todavía no sabe nadar/, o por ese olor, ese olor que necesitaba tanto como el alimento                  Oxígeno de algas.

O por el amor.  Un amor de verdad, que no sangra.

Y luego el silencio.  Donde no suenan las ambulancias y hasta te das el lujo de tener el móvil apagado durante horas y horas.

En el camino quedaron las hogueras donde no hace mucho, acompañé a más de una, a más de uno,

personas que guardaré para siempre en mí

en las aventuras del juego más apasionante, el de diseñar lenguaje.

Te invito a que te unas.





viernes, 17 de agosto de 2018

xxxvii



Y cuando el animal quedó libre,
dejó de correr.

                                                                          Emily Roberts

domingo, 12 de agosto de 2018

Muertas de la carne



Muertas de la carne

las exigencias
miro pasar las últimas
gacelas fugaces.
Cae la lluvia

junto al campanario
y en el bosque rumoroso
olvido mi reloj de arena.
Cada minuto puede
hacernos infinitos
y cada instante
nos acerca a la hora suprema.
La música del bosque
me fascina,
la música del agua,
cristalina
y una y mil veces,
entre las rubias margaritas
olvido mi reloj de arena.

                                             Marta Ocaño








viernes, 20 de julio de 2018

I...

Vanna Vinci


I... love you too much to condemn you

                                                                 Dracula

viernes, 29 de junio de 2018

Una nueva experiencia




Nunca se está a salvo
San Antón-Madrid
de aquello para lo que se afirma
vivir

es el caso de la experiencia

una nueva experiencia... letal

todo puede pasarnos
como en la película más loca
       la realidad más abyecta

y es un paño ajado

un amor que miente

eso, de que nos hace más fuertes.

viernes, 15 de junio de 2018

Escribiría un poema

ARTErra







Escribiría un poema

si escribirlo dejara la impronta

del insecto inmóvil,
de dos puñales clavados en un desfile turbio de latidos




desesperantes, aunque sordos




y si el poema fuera tanto la cura como la perdición.



Si dejara mi vida en él, sin importarme nada,
lo escribiría.



O si fuera la pastilla más efectiva,
para los males que llaman del corazón



pero son del cerebro y de los genitales.



El corazón es un simple medidor sucio y vulnerable
que en el momento menos pensado se apaga.
Como una bombita berreta.



Que os lo diga mi hermano.



Escribiría un poema, quizá, si la poesía fuera magia en bruto



o un algo iluminado

pero es pedante y cruel cuando la abandonas.




Y lo peor, es que te invita
a suicidarte. Más de una ha caído en sus redes.



No seré yo Alejandra. Sin embargo a veces, cada tanto...



finalmente me vence, y escribo.






domingo, 10 de junio de 2018

If only

                                                               
                                                                         de sumi-es

                       If only one could hide one´s eyes from the world...    Han Kang, The Vegetarian

jueves, 31 de mayo de 2018

La extinción



El día que no tengamos que explicar 
que feminismo no es machismo al revés, será el fin de este último.

martes, 29 de mayo de 2018

En este lugar


Encontrado en la cuenta de Twitter de Rosario Bléfari

jueves, 24 de mayo de 2018

sábado, 19 de mayo de 2018

La parda




El restaurante estaba casi vacío. Ubicado en una callejuela ruidosa pero al mismo tiempo, dotada de
la extraña calma china, perenne, casi protectora, que te hace sentir segura incluso en esos momentos donde la ansiedad o el caos se vuelven tan difíciles de controlar.

También estaba oscuro. Él sugirió educada pero firmemente, con aquella voz susurrante que imaginamos en la seda, ir a comer a otro lado.  Pero ella veía misterio en todo, incluso en un local vacío, poco apetecible y sumido en la penumbra. La aventura de descubrir el mejor plato en el lugar menos pensado.

-Dale, que en los restaurantes concurridos que tanto te gustan a ti, andan a lo loco y te traen todo a medio hacer. Eso ocurre ahora con muchas tabernas gallegas, no me lo vayas a negar.  Con tanto turista no dan abasto y ya no son lo que eran. Tú mismo me lo dijiste varias veces. La ventaja de los restaurantes vacíos es que preparan las comidas con más dedicación y no te comes las prisas y los gritos.

-Pero qué dices, no exageres. En Galicia, eso nos pasó solo una vez con una ensalada, que la trajeron sin aderezar. Mira que eres testaruda. Luego, si nos llevamos sorpresas, no me digas nada, que te conozco. Eres capaz de quejarte todo el día por un plato al que le faltaba esto o aquello. Pero, no me fastidies, si aquí no hay nadie... si hasta el camarero nos mira sorprendido, parecemos sapos de otro pozo. Y el otro del fondo durmiendo encima de la mesa... vamos, que esto no me extraña, pero lo que te aseguro es que no tuvieron clientes en todo el día.

Los platos, efectivamente, fueron servidos con la tranquilidad absoluta de quien disfruta el hacerse esperar. Huevos revueltos y poco hechos con tomate fresco, acompañados de un wok de pak choi con ajo para él. En cuanto al delicioso hong zhang rou, fue servido en un aire dulce de ceremonia para ella. Bien glutinoso y crujiente. Su plato preferido. Las miradas de ella y él se cruzaban de tanto en tanto a través de la olla de arroz blanco humeante mientras comían. Ambos camareros, ambos de uñas largas, uno flaco y otro gordo, sonreían silenciosos desde diferentes ángulos de aquel espacio enrarecido. Hasta los sacrificios podrían rendirse ante las miradas de esa pareja cuando estas ejercían sus juegos, que no eran tal en realidad. Iban más allá.  Tanto, tanto más allá... Y sí, los camarareros lo sabían, conocían de asuntos eternos, y aquellos momentos impregnados de suspensión, de una suspensión venida por cierto de ese más allá, serán para siempre memorables pese a lo que ocurrió casi a continuación.

Ella levantó la cabeza y la vio, sobre un estante alto de la pared. Él, sentado de espaldas, no la había visto todavía. Pero eso no evitó que se le crisparan los pelos de los brazos al llegarle de repente en única dosis, la previsible sorpresa, pero esta vez aterrada de su novia. Y no necesitó darse vuelta para verla él también. Enorme, tranquila, imponente en su presencia de dueña definitiva del local. Pudo entonces ella observar, que esa extraña suspensión protagonista de aquel ambiente, también se reflejaba en aquellos ojos diminutos y prodigiosamente lúcidos, que coincidieron con los suyos, con la firmeza de un dedo engarzado en el otro. Y que solo por un par de segundos alucinados, imborrables, fueron eléctricos.


martes, 15 de mayo de 2018

Colisión número 3: Cruce de Sintaxis

Carmen Segovia
Elementos en juego y resultado

     Las ciencias tienen unas reglas de construcción supuestamente rígidas, un austero comportamiento de su sintaxis. No sólo el silogismo, el principio de no contradicción, o de identidad, y todas las reglas elaboradas sobre una lógica aristotélica son condiciones indispensables para el andamiaje de la ciencia occidental, sino también sus diferentes tipos de representación de resultados que ayudan a aquellos principios, como pueden ser los gráficos, mapas escalares y vectoriales, tablas de doble entrada, biyecciones, vectores, etc., todos ellos receptáculos, conceptores necesariamente vacíos creados a fin de albergar unos tipos de contenidos particulares y muy determinados. Todo este lenguaje no sólo denota una forma cómoda de intercambiar conocimiento, sino también un soporte lógico-estructural radicalmente diferente al del habla común y por supuesto, en principio, al de las artes. La propia forma de expresarse fuerza al contenido a poseer una determinada naturaleza: forma y fondo van, como siempre, de la mano.

Resultado

       Pero no existen nuevos contenidos sin la creación de sus correspondientes nuevas formas de representación. Introducir contenidos poéticos en estas estructuras científicas, en estos recipientes dotados de mecanismos lógicos propios, obliga a una colisión de lo ambiguo-poético en lo presuntamente rígido-científico extremadamente rica.

                                      Agustín Fernández Mallo: Postpoesía, Hacia un nuevo paradigma. Barcelona, Anagrama, 2009, pp: 129-130.
   

jueves, 10 de mayo de 2018

Women are always asked



Women are always asked why we stayed.  But I had questions for
you. I wanted to know if the memories of violence stayed with you... if you felt as damaged as I did.

                                                                Attiya Khan

                                                                

lunes, 30 de abril de 2018

Era un vagamundo





Vándormadár volt

Era un vagamundo. No lo enjuicien.
Puede ser que fuera por los caminos de otros,
en un mundo pintado, con alas pintadas.
Nadie lo conocía, él no conocía a nadie.
Siempre buscó ambos extremos.
Ya no le culpo.
Cargaba en secreto imágenes de otoño
y en tanto centelleaba sobre el paisaje,
dejó que le doliera irracionalmente
cada rayo y cada vibración.
Si era grande su miedo, supo contar
de madres maravillosas con ojos de almendra,
entonces, lo material se dilató
y de su río de lava disimulado
silbaban sombras misteriosas.
A sus muertos, no los resucitó
porque los visitaba cuando podía,
y en sueños también volvía
a ciertos lugares, con tenacidad.
Otros se perdieron.
Él no se preocupó de permanecer
en los espejismos.

                                                      Noémi László



miércoles, 25 de abril de 2018

If knowing someone



If knowing someone makes that person stay with you forever,
not knowing someone does the same trick: death does not take the dead away;
it only makes them grow more deeply into you.

                Yiyun Li- A sheltered woman

lunes, 16 de abril de 2018

El clan, el final

Daniel Danger




...Los hermanos se unen como como uno solo animal dispuesto a la lucha. Mira y se mueve de manera distinta, pero es el mismo animal. Acorralado bajo la piel de Elio y alerta como un tigre en los músculos de Guido. Julio, quitándose el saco y subiéndose las mangas de la camisa, actúa con la astucia de siempre. A Fernando la orden del hermano mayor lo enardece tanto como sus propias fantasías. Luis vuelve a la sangre común. Y Agustín, con la cabeza tapada todavía por la máscara de soldar, camina como un indio rubio hacia la ronda de los sacrificios.

Stravinski se oye a las ocho y media por última vez. Metidos en una red de pescar, izados a media asta en el mástil roto, Natalio y la mujer ven partir entre los árboles a la familia nuevamente unida.

                                                                                                      Ana Basualdo

martes, 3 de abril de 2018

El atrevimiento de la poliamorosa

Ana Belén Rivero


        Sigue siendo el acto más revolucionario decir en voz alta lo que una piensa....     Rosita



Observó a la madre y a la hija. Quizá fuera la comida reluciente encima de la mesa que provocaba tal desajuste en sus pensamientos.  Quesos y embutidos abundantes para una calurosa noche de verano. Las personas se vuelven otras con la comida. Definitivamente. Más en estos pueblos mediterráneos. Obsesionados con las horas y sus respectivos turnos de engulle. Obsesión que deja la mente y los ojos en blanco cuando de zampar se trata. También los observó a ellos. Al padre y al hijo. El hijo también la miraba de reojo mal disimulado. La ansiedad por hablar y comer a la vez le hacían respirar de tal modo al niño, que la invitada no supo ver si aquello que masticaba eran lonchas y más lonchas de jamón serrano y chorizo, o su propio corazón.

Es como si las ideas fluyeran según el contexto, la cuestión es que a veces simplemente no fluyen, se quedan estancadas -pensó- como el aceite de palma que con el frío, se vuelve pasta espesa.

Pero aquella familia vivía para las ideas.  Entonces nunca llegó a entender por qué fuera de las reuniones políticas, se volvían tan previsibles. Tal compostura la asustaba.  Era como volver al inicio, cien siglos atrás en la rueda de un tiempo que se le presentó de golpe primitivo, en aquellos ojos. En aquellos diversos pares de ojos que la miraban desde la oscuridad total de las cavernas.

Ojos ahora opacos.  No reflejaban la luz irrepetible de cuando intervenían en las reuniones del Partido.

De repente tuvo un miedo inmenso de todo lo doméstico.  Quizá de manera un tanto apresurada, no diré que no, vio que aquellos pequeños ritos cotidianos de pásame el agua y la sal, te quiero mi amor, cómo te fue el día...escondían algo perverso.  Aunque no...perverso no es la palabra.  Quisiera decir un tipo de malignidad muy liviana que nunca llegará a ser perversa, y jamás, jamás, un caramelo envenenado.

Una cierta intimidad poderosa. Tan poderosa, que pudo ver de repente, la desnudez total de la familia. Como si una mano invisible les hubiera quemado la ropa a láser. Fue cuestión de un nanosegundo. Y no podía ser otra mano que la de la intimidad. Que nos vuelve nosotras mismas, sin máscaras. Sin más excusas que lo que somos realmente.

Cuando le ofrecieron el salmorejo, miró para otro lado...

Ay, hasta diría que parecía un cuenco de sangre coagulada aquello.

-¿Pero, y a ti qué te pasa ahora Marisa? ¿Te sientes bien?

-Pues tú te lo pierdes maja, que este salmorejo de la abuela está que revive a un muerto.

En momentos así, agradecía no haberse drogado nunca... su hipersensibilidad habría acabado con ella bajo el efecto de las drogas. De cualquier droga.

¿Cómo no ser hipersensible ante la violencia explícita que implicaba afirmar con rotundidad de sabio de la vida, en cierto momento del chute alimenticio, que una cierta señorita jugaba con los hombres solo porque amaba a dos a la vez?

A la hora de la cena, cuando se sueltan esas perlas esmaltadas de verdades. Delante de un hijo que aunque no piense igual, jamás se atreverá a decirlo para no disgustar al padre más progre.

Pero la invitada, que era ella misma, mismísima, en carne y hueso, la poliamorosa de la que estaban hablando, hizo algo que en un momento de calor tan íntimo, resultó ser para la familia, un corte rotundo de digestión. Levantarse de la mesa sin haberse zampado ni una miserable miga, no sin antes soltarles:

Que os aprovechen vuestras contradicciones.



martes, 20 de marzo de 2018

Envellecer



Envellecer é descubrir a transparencia, queimar as fronteiras, fundir os límites, botar abaixo 
os biombos, dilatarse, esluír o contorno da nosa individualidade para conquistar unha unidade
onde non existen xa diferencias.

                                                               María Casares

martes, 13 de marzo de 2018

Amó

Colonia del Sacramento-2012


                                                          con la rabia definitiva
                                                                    indisoluble
                                                                      y el llanto,

                                                          esa carne hecha agua tibia
                                                               de la recién parida.

martes, 20 de febrero de 2018

Rescate

Fumico Azuma





Hay que despojar la palabra
capa tras capa

a cuchillo

decididamente
  
hasta que quede esa cosa
primera
ese nervio pelado al viento
que no es grito
ni voz 
                            ni voz

    ni esencia

si cabe, la nota envuelta en sí misma
todavía palpitante en su encierro. Anacarada,
que se apropió el lenguaje.

lunes, 22 de enero de 2018

El mundo



El mundo.
Una experiencia distinta.                                             Sándor Márai