lunes, 10 de diciembre de 2018

Al fondo el sol de otoño

Bruselas
      Un regalo pequegrande. El haiku de Diana Mercado, participante de nuestro taller 
actual de letras movedizas:

  Al fondo el sol de otoño tintinea
    Lo profundo del alma viene
      Se movió la araña

                                                           

jueves, 6 de diciembre de 2018

jueves, 29 de noviembre de 2018

El cerco se estrecha





El cerco se estrecha; el poder sagaz de los sabuesos y de la mente amenaza de hora en hora.

                                                                               Dryden

lunes, 19 de noviembre de 2018

Juanas sin miedo



Todo lo transitorio, es solamente un símbolo; lo inalcanzable aquí se encuentra realizado;
lo Eterno-Femenino nos atrae adelante.

                                                                                           Chorus Mysticus

miércoles, 14 de noviembre de 2018

De arenas más que de granitos



Por supuesto me adherí. No pisé el Campus para la clase que me tocaba impartir hoy. Por un espacio libre de machismos en las aulas, en los hogares, en los lugares de trabajo, en las calles, en las relaciones, en la vida.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Historia del endemoniado...

Nuria Castro


Pensé un momento que quizá no estaría aún bien despierto y que aquello era un horrible sueño. Cerré los ojos y busqué en mi memoria dónde había estado la víspera. En ese instante sentí como si las garras de un animal se hundiesen en mi costado, y vi a un buitre que se había arrojado sobre mí y que devoraba a uno de mis compañeros de lecho. El dolor que me causaban sus garras era tan intenso que logró despertarme del todo. Junto a mí se encontraban mis ropas, y me apresuré a vestirme. Ya vestido, quise salir de la tapia que rodeaba la horca, pero vi que la puerta se hallaba cerrada, y a pesar de mi esfuerzo no logré romperla. Tuve, pues, que trepar por la triste muralla y, apoyándome en una de las columnas de la horca, me puse a contemplar la comarca que desde allí se divisaba. Fácilmente pude orientarme. Me hallaba a la entrada del valle de Los Hermanos, no lejos de las orillas del Guadalquivir.

 Mientras observaba el paisaje, vi cerca del río a dos viajeros, uno de los cuales preparaba un almuerzo, mientras el otro sujetaba con la brida los caballos. Me alegró tanto ver a aquellos hombres que mi primer movimiento fue gritarles: «¡Agur, agur!». Lo que en español quiere decir «hola» o «buenos días».
                                                                                   
                                                        Jan Potocki

martes, 30 de octubre de 2018

What the wind took away




Marriage takes the heat out of love

Celtic proverb